miércoles, 3 de diciembre de 2014

No llores. Aquí está mi hombro.

No te seques las lágrimas, una mujer puede llegar a ser preciosa con lágrimas en los ojos

No sabéis lo que me cuesta ver a una chica triste, ver como salen de sus ojos lágrimas de dolor. Si esas lágrimas llegan a ser de felicidad… yo sería un chico más feliz de lo que soy.

Esta historia no se compone de mí. Esta historia sale de cabeza como un pensamiento interno.

Aquella chica sentada en el parque como cada tarde esperando a que pase el tiempo, esperando que acabe el día con tan solo abrir y cerrar de ojos. No le gusta su día a día, vive en una constante rutina, espera que su rutina se acabe.
Lo que no sabe es que el tiempo hará de las suyas conseguirá cambiar su rutina. Conseguir que toda la negatividad que lleva dentro no vuelva a aparecer más.
Para saber la razón de su negatividad vamos a pasar a saber su historia. (Algo parecido con la realidad, es pura coincidencia)
Una chica alta, guapa, pelo castaño tirando a rubia, ojos marrones, un cuerpo de lo normal. Se la conocía como la chica que le daba igual todo (excepto su familia)… Hasta que un día llego un chico que parecía amable, cariñoso, que solo amaba a una mujer… Pero paso el tiempo y aquel chico fue solo una mentira, solo una simple fachada.
Aquella chica vivió unos mese muy felices, donde todo parecía el típico jardín de rosas donde los sueños se hacen realidad.
Pero lo que no sabía que aquel chico solo estaba jugando con ella, la usaba para estar con otras a la vez, no hacía más que mentirla. Pobre ingenua al pensar que todas las cosas bonitas que le decía, no se las decía a nadie más.
Sus amigas intentaron avisarla de que solo estaba jugando con ella, de que iba detrás de varias chicas prometiéndolas el cielo. Pero ella hacia oídos sordos, decía que él no era capaz de hacer eso solo me quiere a mí.
Inciso: ¿Por qué os empeñáis en no hacer caso a las demás persona? Pase lo que pase, siendo verdad o mentira, vuestro bien está en juego. No os preocupéis por un simple subnormal. Fin del inciso
Un día como cualquier otro ella caminaba con una sonrisa en la cara, con mariposas en las cabezas. Paso por un parque que estaba lejos de donde vivía ella, se paró en seco buscando en aquel parque a alguien o eso parecía. Cuando de un momento a otro apareció su chico… apareció con otra chica.
Ella atónita sin borrar la sonrisa decidió quedarse a lo lejos para ver qué pasaba, en su cabeza tenía el pensamiento de que estaba con su mejor amiga. Un momento ella vio como su chico empezó a besar a la otra.
“No, no… esto no me está pasando a mí. Era otra persona, me habré confundido.” Salieron de sus ojos lagrimas, muchas lagrimas. No paraba de llorar… busco algún tipo de consuelo, pero no tenía a nadie… ni a sus amigas que le advirtió de lo que iba a pasar.
Aquel chico no volvió a buscarla, por lo visto tenía otra relación de la cual si estaba realmente involucrado. No le llamo ni para terminar la relación (pobre cobarde, las cosas en el futuro la iba a salir mal… muy mal)
Esa chica no volvió a ser la misma, sus ojos marrones terminaron por volverse oscuros, no hacía más que llorar al llegar a casa, sus notas bajaron más de lo normal.
Sus padres no sabían qué hacer, buscaban ayuda de todo tipo.
La llevaron a un psicólogo, pero no soltaba nada de nada, no abría la boca ni para bostezar.
Por lo visto cayó en una depresión de la cual no lograría salir sin ayuda de sus seres queridos, todos hicieron la que estaba en sus manos para poder verla sonreír una vez más… pero no lo conseguían, era como si estará muerta no daba uso de razón.
Pasaron meses creo que me arriesgaré a decir que paso un año…
Y me remonto a lo que dije al principio.
Se encontraba en el parque sentada día tras día, pero nunca pasa nada bueno. Sus notas aumentaron un poco más, casi ya no lloraba o al menos eso parecía al ver sus ojos.
Una tarde en aquel parque apareció un chico (un chico del montón normal como suelo decir)
Inciso: Hay tres montones. El malo, el bueno y el normal.
El malo à Los feos
El bueno à Los guapos, que están “cuadrados”
El normal à Los chicos simpáticos que han pasado por muchas cosas malas, saben con tratar a una mujer. Fin del inciso
Aquel chico tuvo la valentía de acercarse a hablarla… Hablaron por mucho tiempo. Ese chico supo sacarla una sonrisa, una sonrisa que hacía tiempo que nadie había visto. Creo que él se dio cuenta que estaba haciendo algo bien.
Aquel chico lo trajo el destino, un destino que quiso ponerle a él o a ella delante del otro. Ese destino supo hacer las cosas bien por una vez.
¡Fin!


Este blog va dedicado a Hanna. Una chica que se merece ser feliz, no me cansare de decírselo. Todos hemos tenido problemas y nos levantamos una y otra vez hasta que nos quedamos de pie sin que nada ni nadie nos consiga tirar una vez más.
Tienes que saber que yo no soy el mejor dando consejos, tampoco soy el mejor en hacerte sonreír… Pero créeme que si tengo que hacer alguna tontería lo haría una y mil veces solo por el simple echo de ver esa sonrisa una vez más.
Tienes que saber que todo lo que digo lo digo de corazón, con la mano en el pecho prometo que estaré a tu lado pase lo que pase. Si me tengo que quedar en vela solo por hablar contigo lo haré sin pensármelo dos veces. Últimamente  has sido de las pocas chicas con las cuales he expresado mis sentimientos.
Desde ahora en adelante quiero saber que empezaras a sonreír más, a pensar en positivo, a pasar de la gente. Solo céntrate en  la familia, la familia es lo más importante que vas a tener. Ellos van a estar a tu lado día y noche.
Ya verás como vendrán tiempos mejores. Esos tiempos en los cuales solo tendrás motivos para ser feliz sin necesidad de nadie. Te lo dice un chico que ha pasado miles de cosas y me ves, soy un chico positivo, feliz, tengo mis bajones como cualquiera pero soy capaz de solucionarlos. Ahora tú me tienes a mí, que te apoyare en cada decisión siempre y cuando te lo hayas pensado dos veces y no actúes por impulsos.
Eres muy joven te quedan miles de cosas por vivir, miles de cosas que ver, un sinfín de sentimientos que llegaran.
Espero que tengas paciencia que ya llegara el chico indicado para ti, no lo busques, espera.
Att: Bryan
Para: Hanna

P.D: ¡Gracias por todo!