viernes, 19 de diciembre de 2014

Una pequeña historia.

Lo siento mucho por todas las promesas que te prometí, pero va siendo hora de que me merezca algo mejor que tú, eso quiere decir que voy a romper todas las promesas hechas.

Esta vez la culpa no la tiene nadie, mi interior pide un cambio y ese cambio quiero hacerlo yo mismo, sin ayuda. Quiero estar solo con mí yo interior y reflexionar sobre lo que estoy haciendo mal. Todos debemos reflexionar o tener un punto de inflexión en el cual podamos darnos cuenta de nuestros errores.
Es como mirar al pasado, estando en el presente y viviendo el futuro. Todo cambio es bueno en la vida, siempre y cuando utilices la cabeza, sí, la cabeza hay que tenerla amueblada.

Hay que cambiar por el bien de uno mismo, no por el de las otras personas. Quien quiera estar contigo que este por lo que eres y como eres. Los verdaderos amigos estarán ahí por tu forma de ser, aceptaran todo lo que guste, lo que odies… Quedaos con esos amigos que son para siempre.

Aquel niño pequeño que jugaba al fútbol, pasa tiempo con sus amigos y no le importaba el tiempo, ese niño que llegaba a casa a las cuatro de la tarde para ver sus series favoritas, dragón ball, Oliver y benji, digimon y pokemon. Esas tardes sentado en el salón viendo todas esas series, hasta la hora de hacer los deberes.
Aquel niño pequeño al llegar al instituto desapareció, poco a poco se transformo en un adolescente que lo único que llevaba en mente era el “amor”, sí, el “amor” algo que no se puede ver ni tocar, solo sentir. Os habla el adolescente ya formado, no me suelo arrepiento de nada… pero de lo único que me arrepiento es de haber creído en el amor desde tan joven. Por eso queridos lectores y lectoras, no os enamoréis tan pronto tenéis tiempo de sobra para el amor, disfrutar de la vida que en un abrir y cerrar de ojos, todo puede acabar.  Volvemos a la historia.
Aquel adolescente era muy enamoradizo, las chicas le hicieron mucho daños, pero él hacia como que no pasaba nada, seguía a delante, pero realmente por dentro estaba destrozado.
¿Nunca habéis tenido esas ganas de llorar, pero no salen las lágrimas? Pues aquel niño le pasaba eso y le sigue pasando. Bueno… solo lloro por una chica, por su primer amor (Sí los chicos también lloran) Hay historias que no creo contarlas, pero si las cuentos me entenderéis porque ahora mismo soy de los que pasa de todo, excepto de la familia, la familia para mí es muy importante, si, puede haber peleas, pero ellos nunca te fallaran.

Si os soy sincero he tenido muchas peleas con mi madre que he durado casi un mes sin hablarla, pero después he hecho uso de razón y he reflexionado. Las madres tienen que estar muy cuidadas por nosotros, un día morirán y os arrepentiréis de todas las cosas que la habéis hecho. Ellas dan la vida por nosotros, un duermen cuando salimos de fiesta, cualquier herida grave siempre están ayudando.


Por favor cuidar a vuestra madre hasta la hora final, pasad mucho tiempo con ella. En un futuro os sentiréis mejor con vosotros mismos