lunes, 19 de enero de 2015

En el fondo sigo para ti.

Somos capaces de mentir aún sabiendo la verdad, somos capaces de decir “No me duele” cuando estamos muriendo poco a poco, somos capaces de decir “Te quiero” sin sentirlo, somos capaces de fingir algo para recibir cariño.

Pero no somos capaces de ocultar lo que sentimos, solo tenemos que vernos con otros ojos, ver nuestra forma de comportarnos. Hay acciones que nos indican que estamos muy mal o que estamos muy bien, pero nadie sabe como estamos por dentro excepto nosotros mismos, tal vez el que este muy bien, por dentro está destrozado, tal vez el que este muy mal, este muy bien por dentro, pero lo utiliza para dar pena.

No entiendo a los chicos que consiguen tener a las chicas más buenas (sentimentalmente hablando) dado que ellas lo dan todo por vosotros y lo único que reciben es desprecio, pero ojo, esto no va por todos los tíos, solo van por los tíos que  utilizan a las chicas para dar celos a otra que les gusta más (no sé si me entendéis). Pues esos tíos nos han jodido mucho a los otros, como a mí por ejemplo.

Esta historia es de un chico que se enamoro de una chica guapa, sensible, cariñosa, tenían las mismas aficiones, tenían el mismo gusto musical. Pero a ella le gustaba un chico contrario a él (quien lo iba a pensar)

Un día le echo “huevos” y le dijo todo lo que sentía.

-       Oye, quería decirte que llevo varios meses enamorado de ti y quería saber si… ¿Quieres salir conmigo?

Mi corazón latía muy rápido que pensé que me iba a dar algo (Pensamiento)

-       Esto… tú también me gustas pero… ahora mismo no eres lo que busco, me gusto otro chico que es lo opuesto a mí y no sé me gusta mucho.

(Pero que cosa más incoherente me acaba de decir) pensaba yo.

-       Bueno como tú quieras, lo importante para mí es que seas feliz y si lo eres con él pues me alegraré mucho, de verdad te lo digo (de fondo escuche un cristal romperse, pero no era un cristal… era mi corazón hecho pedazos)

-       Muchas gracias por entenderme. Mientras tanto podemos ser amigos, me gusta tener a alguien con quien compartir mis aficiones.


Os podéis creer que tipo de incoherencia está diciendo. Pero ella no veía la incoherencia en ningún lado.

-       Eso de ser amigos me lo tendré que pensar, porque me va a doler verte con aquel tío, me va a doler que hables de aquel tío. Así que dame tiempo y te daré una respuesta.

-       ¡Vale! Pero quiero que sepas que no quiero romper esta bonita amistad que tenemos. Puedes tomarte el tiempo que quieras.

Llegue a casa por la tarde y no pude dejar de llorar.

-       Somos perfectos el uno para el otro ¿Qué puede salir mal? No lo entiendo ¡Joder!
Decidió que no iban a ser amigos dado que él se había enamorado y esto le iba a superar.

Pasaron los meses y ella había conseguido salir con ese chico, todo era muy bonito, pero nada resulto como ella quería.

Aquel chico había salido con ella para darle celos a otra chica. Sus amigas se lo habían advertido más de una vez, pero ella estaba cegada por lo que llamamos “amor”.

Pero un día ella los vio liándose con otra chica, entonces noto lo que su amigo sufrió cuando ella le dijo que no, bueno, sufrió mucho más que eso.

Pero para eso estaba el amigo, él la vio destrozada e hizo lo correcto. Fue a ayudarla aunque él lo haya pasado muy mal cuando le dijo que no.


Por favor debéis valorar lo que tenéis delante de vuestros ojos, no tiréis a la basura lo habéis conseguido con el tiempo. Todo está en vuestra manos, observad, pensad y vivir.