sábado, 17 de enero de 2015

Lo siento, pero he muerto. Att: Corazón.

Poco a poco te vas dando cuenta que la mejor opción es quedarte solo. Por lo menos la soledad no te engañaría nunca, esa relación es de “hoy hasta el día de mi muerte”
Este personaje no logro levantar cabeza después de que tantas mentiras terminaran explotándole en la cara.

Aquella chica era increíble, pelo castaño, largo, ojos marrones, estatura media, un cuerpo normal, viste bien, graciosa, divertida, alegre. Vamos el prototipo de chica ideal de cualquier persona.
Pues ese chico la encontró e hizo lo correcto, la trato como se lo merecía, era como un objeto valioso que puede a llegar a costar millones de euros 
(con esto no quiero decir que ella es un objeto)

Pero con el paso del tiempo las verdades salen a la luz. Pero el estaba cegado por aquella chica (dado que era su chica de en sueño) que no hizo caso alguno de todas las mentiras que salían a la luz.

Hasta que se sentó a hablar con su persona de confianza, llamémoslo “su mejor amigo” bien, estas dos personas estaban hablado de las cosas de la vida, hasta que él le soltó todo lo que tenia callado.

(Llamémoslo A al “mejor amigo” y B al otro)

A-Esto… Quería decirte que tu chica no es la ideal. Todo este tiempo has estado viviendo una mentira.

B- ¿Qué dices? Tú estás loco. Ella es perfecta y nunca me ha fallado al igual que yo no lo he hecho.

A- Tío… esto es muy duro para mí, pero no me lo puedo callar mucho tiempo. Ella está con otro chico, la vi el miércoles por la tarde cerca de la floristería.

B-  ¿¡Qué!? No, tú me estas mintiendo… Eso es imposible si ella me quiere y yo la quiero, esto es perfecto. No he hecho nada malo.

A- Lo sé tío… pero es la verdad, no quiero mentirte porque eres mi mejor amigo. Te he visto muchas veces sufrir por una chica. ¿Te acuerdas de la floristería donde compraste la rosa para ella?

B-  Sí.

A- Pues ahí estaban los dos… Ella le dio un beso mientras él le abrazaba. Tío, esto es muy duro para mí, me jode ser yo quien te lo tenga que decir. Pero no quería que lo sepas por otras bocas.

B-  ¡No! No me lo creo… ¡Joder! Si ella estaba bien conmigo, ¿que ha fallado? no lo entiendo. Hice lo imposible por mantenerla feliz, le compraba todo lo que quería. Eso no lo hace nadie.
 (Mientras que sus ojos salían varias lagrimas)

A- Me jode verte así. Siempre te has empeñado en hacerlas feliz, mientras tu felicidad se iba a la mierda. Créeme que nadie trataría mejor a  una chica que como lo haces tú, ojala yo pudiera tratarlas así, se nota que cuando te enamoras te enamoras de verdad.

B-  (Con voz temblorosa)Es mi forma de ser, no lo puedo cambiar. Para mí las chicas son como un jarrón de cristal, el mínimo rasguño y lo cuido para que no se rompa en pedacitos.

A-   Lo sé, siempre lo he visto y mereces a alguien que sepa apreciar eso. Ten en cuenta que nunca debes dar lo mejor de ti, dado que ella pueden llegar a aprovecharse de eso. Me duele verte así, eres mi mejor amigo y siempre nos hemos apoyado en estas circunstancias.

Aquel chico llego a casa y solo consiguió llorar. Cerró la puerta y puso el pestillo para que nadie entrara. Se sentó en la esquina más oscura y empezó a llorar como un niño pequeño.


Todas las personas tenemos unos sentimientos que nadie jamás ha visto. Por esa razón solo tengo que decir que la mujer al igual que el hombre merecen ser tratados por igualdad, tal vez la mujer necesite más cariño que el hombre.