miércoles, 7 de enero de 2015

Mi pequeña verdad.

Y después de varios días te das cuenta que la persona a la que le habías dado tanto te acaba fallando y no de la manera que tú esperabas.

Miles de horas gastando palabras que salen del corazón, contándole tu día a día, contándole tus problemas, diciendo palabras que no se las habías dicho a nadie. Pero señoras y señores esta vez sí fue culpa mía, todo por aceptar el cariño de una persona desconocida que acabó con las pocas esperanzas que tenía de encontrar a alguien especial.

Llevaba tanto tiempo sin recibir cariño de nadie, sin escuchar palabras como “Eres increíble, no te vayas, no quiero perderte…etc.” No sabéis lo que me dolió cuando descubrí que esas palabras las decía para tenerme como segunda opción por si la primera fallaba.

Ahora estoy en un punto en el cual pienso que es mejor hundirme y no salir a flote, ahogarme en mis problemas, en mis dudas y en mis recuerdos. Levantarme y seguir caminando como si no hubiera pasado nada en mi vida, pero es inevitable no caer una vez más, caer, caer y caer.

Cierro los ojos y veo la oscuridad más absoluta, tan absoluta que al abrirlos sigo viendo oscuro incluso más de lo normal. Busco en estas cuatro paredes un botón para poder encender la luz, pero no lo encuentro. Me he dado cuenta que esperar es una tontería, porque puedo morir esperando a la persona ideal, cuando podría estar disfrutando de los buenos momentos de mi juventud algo que no lo he conseguido a lo largo de mi vida. Tengo varios retos en esta vida y de momento solo he conseguido uno, un reto que lo conseguí con diecisiete años… siento deciros que ese reto no lo puedo contar porque pensareis lo más terrible de mi.

Todo esto me llega a superar tanto que estoy destrozado sentimentalmente, he llegado a pensar en volverme un gilipollas absoluto ya que eso es lo que les encanta a ellas. Les gusta el típico chico “cuadrado” con ojos azules, sonrisa bonita y que las traten como una mierda (hablando en basto) pero esto no son todas las chicas, hay chicas que se valoran y saben lo que quieren, les gusta un chico sencillo, de corpulencia normal o básicamente eso les da igual.

  Señores y Señoras vivimos en una sociedad donde el físico es mucho más importante que lo sentimental y eso nos va a llevar a la ruina a más de uno.
Cuanta gente ha acabado con problemas por culpa de eso, por chicos que prefieren a una chica delgada o por chicas que prefieren a un chico “cachas” todo esto es culpa de los valores que nos inculcan desde pequeños tanto como familiares, desconocidos o como amigos.

Todos somos culpables de algo incluso yo, yo también he sido de ese tipo de gente y creerme que ahora me siento fatal conmigo mismo por haber formado parte de esa repugnante sociedad.

Chicos dejad de utilizar a las chicas para vuestro benéfico, debéis valorar que ellas son más sensibles que nosotros y que cada daño que le hacemos ella lo sufrirá en silencio por el simple hecho de estar a vuestro lado. Estoy muy cansado de todos vosotros que utilizáis a la gente para conseguir algo que al final no os va servir para nada.

¡Ojo! Esto no va por todos los chicos, hay chicos que si saben cómo tratarlas, cuidarlas…etc. Y gracias a todos ellos por hacer que la sonrisa de una mujer dure mucho tiempo. Gracias a persona como vosotros todavía tengo esperanza en la humanidad.