jueves, 19 de febrero de 2015

Sum 41 - No reason. Su canción.

-      -   Antes de irte quería preguntarte ¿Puedes darme un último beso?

-       -  ¿Por qué me lo pones tan difícil?

-       -  No es nada difícil, es un solo beso, nada más. Si quieres dices “sí” y si no quieres dices “no”
-        - 
Y recuerdo aquel número de autobús que cogió antes de partir… pero no lo diré.

Recuerdo que me quede delante de ella mirándola a los ojos, mientras el autobús empezaba a arrancar, pero temía porque se fuera sin tan siquiera decirme nada… pero de una manera inesperada se acerco y me lo dio.

El último recuerdo que tengo de ella, su último beso antes de irse, esa pequeña risa que soltó entre el beso como intentando decir “este es mi último regalo” o “este es mi último adiós”

Todavía recuerdo las horas que pase en aquella parada, las veces que la acompañe a su casa, las cosas que me decía entre el trayecto del camino…

-        -  Hoy vas muy pijo ¿no?

-         - Qué va, qué va… bueno la ocasión la mereces, porque te estoy acompañando

-        -  Idiota, pero si tampoco hacía falta que vengas tan así “pijo”

Y me lo decía alguien que llevaba DC (la marca de zapatos y ropa. No digo que sea de pijos, pero caro es un rato)

-         - Bueno buen, ya sabes que me gusta vestir bien (guiño)

-        -  Es verdad, se me había olvidado (y soltó una sonrisa)

-         - ¡Hala! Ha soltado una sonrisa… mira me voy con algo bueno del día.

-         - Que tonto (dio un golpe en mi hombro)

Y pasamos minutos hablando de todas nuestras cosas, hasta que llegamos a su casa (he de decir que era la primera vez que la acompañaba a su casa) Estuvimos hablando en su portal durante un tiempo hasta que nos despedimos.

He de decir que en ese entonces no me gustaba, éramos amigo con sus tonteos y tal… pero poco a poco empezó a clavarse en mi cabeza, por ciertas razones.

1ª Siempre me hablaba ella.

2º Se preocupaba por mí.

3º Me contaba sus cosas con toda confianza.

Y  más cosa que ahora mismo no quiero acordarme, pero esas eran las más importantes.

Recuerdo un día que solo hablábamos por twitter (MD) hasta que me quede dormido y no la conteste su reacción fue la siguiente. ¡Ojo! Toda esta conversación sucedió por mensajes de móvil, de los que cuestas.

-         - ¿Qué ha pasado? ¿Por qué no contestas? 

-         - Perdona me había quedado dormido y no escuche el sonido de las notificaciones

.    - Pero dentro de un rato, si no me quedo dormido otra vez, me iré al ordenador.

-         - ¡Vago de los huevos! ¡Levántate a estudiar!

-         - Ehhh ni una más, ni una más jajajaja

-         - ¡Dios! Me gusta ver y escuchar eso, ya lo sabes.

-         - Lo sé, lo sé jajaja y lo escucharas más seguido.

Tiempo después nos veíamos en el instituto y las cosas iban bien, le hacía cosquillas (algo que le gustaba), me abrazaba, me pegaba (de una manera cariñosa)


Hay cosas que es mejor guardar, como historias, secretos, recuerdos…